​Después de que el concentrado de sulfuro haya sido finamente molido y liberado, es lixiviado bajo condiciones atmosféricas en una lixiviación oxidativa que consiste en Reactores de Lixiviación Albion interconectados. El Reactor de Lixiviación Albion es un  tanque de lixiviación atmosférica diseñado por Glencore Technology para lograr las tasas de transferencia de masa de oxígeno necesarias para la oxidación de minerales sulfurados a bajos costos operativos y de capital.

El oxígeno se inyecta en la base de los Reactores de Lixiviación Albion utilizando las lanzas de inyección supersónica de gas HyperSparge™ de Glencore Technology. Los beneficios del sistema de  inyección de gas de HyperSparge™ son aprovechados por el diseño del sistema de agitación para asegurar que se logren altas tasas de transferencia de masa de oxígeno en el  reactor bajo una potencia moderada de agitación. La velocidad de la punta del impulsor se escoge en combinación con la velocidad de inyección del HyperSparge™ para proporcionar óptimas  tasas de transferencia de masa óptimas dentro del Reactor de Lixiviación Albion.

El Reactor de Lixiviación Albion tiene una estructura y base de acero aleado resistente a la corrosión, apoyado en una base de vigas o cimentación circular. La proporción del tanque  está diseñada para lograr el equilibrio óptimo entre las altas tasas de transferencia de oxígeno y la capacidad de captura.

El reactor está acondicionado con un agitador montado en forma central, que consiste en uno o más impulsores hidrofoil. Las lanzas de inyección supersónica de oxígeno de HyperSparge™ están montadas en forma circunferencial alrededor del reactor, cercano a la base. El HyperSparge™ inyecta oxígeno a velocidades supersónicas en el rango de  450 – 550 m.s-1, lo cual genera tasas de transferencia de masa muy altas dentro del Reactor de Lixiviación.

Reactor puede operar a temperatura equilibrada, la cual normalmente fluctúa entre 90 – 95 oC. El calor es proporcionado por la oxidación del mineral sulfurado, con calor eliminado desde la nave por la humidificación del gas de salida. No se requiere un sistema de control de temperatura directo o indirecto (torres de enfriamiento,  tanques flash) lo que simplifica la construcción y mantención del tanque. Los Reactores pueden ser aislados para su operación a la intemperie en climas extremadamente fríos.