La primera etapa del Proceso Albion™ es la molienda fina del concentrado. La mayor parte de los minerales sulfurados no  puede ser lixiviado bajo condiciones normales de presión atmosférica.  El proceso de molienda fina origina la introducción de un alto grado de esfuerzo a la estructura del mineral sulfurado. Como resultado, la cantidad de fracturas del límite de grano y defectos en la estructura del mineral aumenta en varias órdenes de magnitud, en relación a los minerales sin moler. La introducción de  esfuerzo reduce la energía de activación para la oxidación de los sulfuros y posibilita la lixiviación bajo condiciones atmosféricas.  La tasa de lixiviación también mejora debido al aumento en el área de la superficie del mineral.

La molienda fina también previene la pasivación del mineral lixiviado, producto de la reacción de lixiviación. La pasivación normalmente se completa una vez que la capa precipitada tiene  2 – 3 μm de espesor. La molienda fina de un mineral a un tamaño de partícula de P80 entre 10 – 12 μm evitará la pasivación, ya que el mineral lixiviado se desintegrará antes de que la capa precipitada se vuelva lo suficientemente espesa para pasivar el mineral.

Después de que el concentrado ha sido molido finamente, la pulpa se lixivia en tanques agitados, y se introduce oxígeno a la pulpa de lixiviación para oxidar los minerales sulfurados.

Para más detalles de las instalaciones del Proceso Albion hacer, click aquí.

Leer más:

 

Glencore Technology desarrolla, comercializa y da soporte tecnológico para la minería global, procesamientos de minerales y la industria de extracción de metales. Tiene oficinas en Australia, Sudáfrica, Canadá y Chile, y es una filial de propiedad absoluta de Glencore, un importante grupo de minería diversificada y global, que cotiza en las bolsas de valores de Londres y Suiza. Para obtener más información, visite www.glencoretechnology.com.

Nuestras otras tecnologías: